domingo, septiembre 08, 2013

Riverside | Obél







Una preciosa canción para escuchar un domingo a las 22:00 horas y despedirnos del cielo azul, del canto de los pájaros, del sol, del olor a hierba mojada, del silencio, del descanso, de las siestas, de las horas leyendo tranquilamente, del asfalto, de las cuestas, de los kilómetros en bicicleta, de nuestra gata salvaje Misa, de Matías, de las estrellas fugaces, del horizonte… Mañana empezamos a trabajar y hay que resetear el disco y configurarlo en modo trabajo.

2 comentarios:

Isi dijo...

:))))

Fernando Cortell dijo...

Voy a escuchar la canción a ver qué me sugiere, o que consigue de mí.
El disco ya lo reseteé hace unas semanas pero necesito más estímulos que me ayuden a atravesar el duro invierno (y eso que el otoño aún no ha llegado).