domingo, febrero 08, 2009

A sangre fría



El pueblo de Holcomb está en las elevadas llanuras trigueras del oeste de Kansas, una zona solitaria que otros habitantes de Kansas llaman "allá". A más de cien kilómetros al este de la frontera de Colorado, el campo, con sus nítidos cielos azules y su aire puro como el del desierto, tiene una atmósfera que se parece más al Lejano Oeste que al Medio Oeste. El acento local tiene un aroma de praderas, un dejo nasal de peón, y los hombres, muchos de ellos, llevan pantalones ajustados, sombreros de ala ancha y botas de tacones altos y punta afilada. La tierra es llana y las vistas enormemente grandes; caballos, rebaños de ganado, racimos de blancos silos que se alzan con tanta gracia como templos griegos son visibles mucho antes de que el viajero llegue hasta ellos.
Holcomb también es visible desde lejos. No es que haya mucho que ver allí… es simplemente un conjunto de edificios sin objeto, divididos en el centro por vías del ferrocarril de Santa Fe, una aldea azarosa limitada al sur por un trozo del río Arkansas, al norte por la carretera número 50 y al este y al oeste por praderas y campos de trigo. Después de las lluvias, o cuando se derrite la nieve, las calles sin nombre, sin árboles, sin pavimento, pasan del exceso de polvo al exceso de lodo. En un extremo del pueblo se levanta una antigua estructura de estuco en cuyo techo hay un cartel luminoso -BAILE-, pero ya nadie baila y hace varios años que el cartel no se enciende. Cerca, hay otro edificio con un cartel irrelevante, dorado, colocado sobre una ventana sucia…

Era un libro que llevaba meses esperándome, en su momento no lo leí y sustituí por otro, ahora no me acuerdo por cual, craso error. Me hace gracia cuando aparecen libros que gracias al boca oreja se hacen superfamosos y los encumbranos, no nos damos cuenta de que hay libros mucho más antiguos que les dan cienmil vueltas. Si queréis leer un libro que de verdad os enganche, No lo dudeís, "A Sagre Fría de Truman Capote", sus cien primeras páginas son magistrales, al final se hace un pelín pesado pero hay que reconocer que este libro deja a la altura del betún a "Los Hombres que no Amaban a las Mujeres de Stieg Larsson". Para más información la editorial Anagrama lo considera como uno de los cien imprescindibles libros de su editorial que debemos de leer.

6 comentarios:

Isi dijo...

Yo lo leí hace tiempo y, aunque no me acuerdo de todo, no me gustó demasiado; me costó terminarlo porque no me enganchaba.
Por cierto, ¡menuda portada más fea!
:))

Halo dijo...

lo leí hace años y me pareció lento (que por una parte es lo que pretendía capote) pero sin dudarlo no lo recomendaría como uno de los que hay qeu leer de capote... mejor adentrarse en los más ligeros y con referencias a la sociedad de la época... mucho mejor... este queda como mera anécdota porque fue un hecho real y ya....

Mork dijo...

Hola Halo, efectivamente este libro es el menos característico de Truman, y Isi el envoltorio es lo de menos ;)

Ale dijo...

Hola Mork, llego aquí gracias a Isi, que me ha facilitado hasta el enlace para llegar hasta aquí.

Estoy de acuerdo contigo, hay autores que merecen ser leídos y con tanta publicidad que se hace a los libros que van saliendo cada mes (esas novedades editoriales, que algunas salen ya convertidas en best seller desde la imprenta) están en desventaja, a pesar de ser buenísimos. Este es el caso de este libro de Truman Capote. A mi me ha encantado, lo he leído recientemente y me encantó descubrirlo. Estoy también contenta de descubrir tu blog, por aquí estaré más seguido.

Mork dijo...

Hola Ale y bienvenida a nuestro pequeño jardín secreto. Yo soy del mismo pensamiento incluso llevo tiempo dándole a la cabeza que incluso no haría falta que escribiesen más libros, con los ya existentes nos sobrarían. Y este libro a mi también me encanto las 100 primeras páginas son alucinantes, no puedes parar de leer y me hizo gracia lo de la trilogía de Larson que dicen q es apasionante y q no puedes dejar de leer, me hizo gracia pq hay miles de libros mejor escitos he ideados q les dan mil vueltas y casi nadie habla de ellos. Lo q esta claro es q estamos en una sociedad de consumo y por lo tanto nos tienen q vender las cosas, en este caso los libros, y recurren a mil triquiñuelas para q piquemos, pero lo q tenemos q hacer es mirar hacia los autores de hace tiempo que seguro q vamos a disfrutar mucho más de esos libros q de los nuevos aunq no discuto q contemporáneos también los hay muy buenos.

Ale dijo...

Mork:
Gracias por la bienvenida, estoy como en mi casa...jajaja..
Tienes razón, este libro es estupendo. Yo no he comenzado la trilogía de Larson porque quiero escuchar (o leer) más comentarios favorables.

Los grandes clásicos lo son por algo, y es bueno de vez en vez voltear a verlos y disfrutarlos. Porque lo que son los nuevos, mucho es paja con eso de la novedad...pocos los que permanecerán la prueba del tiempo.

Saludos ;)