jueves, mayo 21, 2009

En el camino | Jack Kerouac


Conocí a Dean poco después de que mi mujer y yo nos separásemos. Acababa de pasar una grave enfermedad de la que no me molestaré en hablar, exceptuando que tenía algo que ver con la casi insoportable separación y con mi sensación de que todo había muerto. Con la aparición de Dean Moriarty empezó la parte de mi vida que podría llamarse mi vida en la carretera. Antes de eso había fantaseado con cierta frecuencia en ir al Oeste para ver el país, siempre planeándolo vagamente y sin llevarlo a cabo nunca. Dean es el tipo perfecto para la carretera porque de hecho había nacido en la carretera, cuando sus padres pasaban por Salt Lake City, en un viejo trasto, camino de Los Angeles. Las primeras noticias suyas me llegaron a través de Chad King, que me enseñó unas cuantas cartas que Dean había escrito desde un reformatorio de Nuevo México. Las cartas me interesaron tremendamente porque en ellas, y de modo ingenuo y simpático, le pedía a Chad que le enseñara todo lo posible sobre Niietzsche y las demás cosas maravillosas intelectuales que Chad sabía. En cierta ocasión, Carlo y yo hablamos de las cartas y nos preguntamos si llegaríamos a conocer alguna vez al extraño Dean Moriarty. Todo esto era hace muchísimo, cuando Dean no era del modo en que es hoy, cuando era un joven taleguero nimbado de misterio. Luego, llegaron noticias de que Dean había salido del reformatorio y se dirigía a Nueva York por primera ve también se decía que se acababa de casar con una chica llamada Marylou.


Es un libro que realmente me ha costado un poco leer, no por su complejidad ni en cuanto estructura ni en cuanto a fondo sino porque es como un poco repetitivo y realmente no pasa nada o siempre pasa lo mismo. Los entendidos los catalogan como el libro de mesa o la biblia de los hippies. Yo creo que es una lectura sobrevalorada por muchos. Lo que si que me ha parecido una pasada es que es un libro que se escribió por los años 40 o 50 y parece que fué escrito ayer. Si tenéis ganas de leer un libro de personajes perdidos dónde lo único que importa es en el hoy, la diversión, las drogas, la bebida, las mujeres, éste es vuestro libro.

4 comentarios:

Halo dijo...

yo creo que este libro en su contexto y su época, tuvo su gracia. Luego, como todo, una vez que se ha superado este tipo de escritura y han surgido nuevos estilos... queda normal y corriente. Pasa con él, con Capote o en el cine con Godard o la gente de la nouvelle vague.

Yo me lo leí hace un par de años y me pasó lo mismo después de haber leído a gente como chuck palahniuk este queda normal... pero si que me parece que en su época tenía su gracia, y más teniendo en cuenta el rollo que llevaban de perdidos y tal...

Mork dijo...

Hola Halo creo q lo has explicado perfectamente. A mi me ha quedado esa sensación… Saludos

Isi dijo...

Pues si es de hippies se lo regalaré a mi hermana! Acierto seguro!

Mork dijo...

No creo que los hippies de ahora vean tan claro q provienen de la generación beat, ellos se creen muy genuinos y q no vienen de ningún lado osea q igual leen este libro y como q no lo entienden.