viernes, mayo 14, 2010

La Casa del Silencio por Orhan Pamuk


--La comida está lista, señora--le anuncié--. Puede sentarse.
No me contestó. Permanecía de pies apoyada en su bastón. Fui hasta ella, la cogí del brazo y la senté a la mesa. Solo susurro algo. Bajé a la cocina, tomé la bandeja, se la llevé y la dejé ante ella. La miró pero no tocó la comida. Caí en la cuenta cuando alargó el cuello refunfuñando. Saqué la servilleta y se la anudé pasándola por debajo de sus enorme orejas.
--¿Qué has preparado esta noche? ¿Qué te has sacado de la manga, vamos a ver?
--Berenjenas guisadas. ¡Como ayer me las pidió…!
--¿La de mediodía?
Empujé el plato hacia ella. Tomó el tenedor y removió las berenjenas protestando. Después de machacarlas un rato comenzó a comer.
--Señora, aquí tiene su ensalada.
Salí de nuevo, serví berenjenas también para mí, me senté y comencé a comer.
Poco después gritó:
--¡Sal! Recep, ¿dónde está la sal?
Me levanté y subía ver. La tenía a mano.
--¡Ahí tiene su sal!
--Esto es nuevo. ¿Por qué te vas mientras estoy comiendo?
No responí.


Éste es un libro no elegido, el que realmente quería leer era El Museo de la Inocencia, pero no pudo ser… de momento. De La Casa del Silencio podemos decir que es un libro sobrecogedor, una historia de personajes narrada por ellos mismos. Distintos puntos de vista, distintos tonos y distintos ritmos. He de confesar que cada vez que el narrador era la Abuela se me encogía el corazón. En toda la obra Orhan demuestra ser un genio y os daréis cuenta de la trampa que nos propone el autor debido al casi silencio de uno de los personajes.

2 comentarios:

maribel dijo...

Hola Mork, vengo de la lista de Reyes de Isi, y veo que tu has leído la edición que tengo yo.
Creo que alguna vez ha comentado por aquí, pero si no fuera así, soy una mitad del Guisante Verde Project...

Para mi Pamuk es un must, le sigo desde antes de ser un autor premiado y siempre dejo sus libros para esos ratos en los que puedo disfrutarlos...

Te gustará (igual ya te ha gustado!) ver en El museo de la inocencia, los guiños a este libro que has leído, como pasa con todos los autores, hay siempre obsesiones que se repiten una y otra vez, aquí hay mucho de su familia, como puedes ver en su libro Estambul, y el mismo lo cuenta en Otros Colores y La maleta de mi padre, este último es una pequeña joya. Estos tres son ensayos sobre sus intenciones al escribir, sus opiniones sobre su país, autores, influencias...vamos, para aquellos seguidores cautivos, entre los que me encuentro.

Por cierto, en los libros de Pamuk siempre tengo la sensación de que son ellos los que eligen...¿por qué será?

Un saludo ;-)

Mork dijo...

Hola Maribel y encantado de q te pases por aquí. No sabía nada de Orhan hasta q me interesé por El Museo de la Inocencia, como no lo tenían en la biblio pues me decidí por La casa… aunq en breve leeré el museo… y por lo q me estás diciendo los demás también caerán y más si me lo dice una experta en Orhan Pamuk ;)
saludos