domingo, febrero 12, 2012

El Temor de un Hombre Sabio | Patrick Rothfuss


Amanecía. En la posada Roca de Guía reinaba el silencio, un silencio triple.
El silencio más obvio era una calma inmensa y resonante, constituida por las cosas que faltaban. Si hubiera habido una tormenta, las gotas de lluvia habrían golpeado y tamborileado en la enredadera de selas de la fachada trasera de la posada. Los truenos habrían murmurado y retumbado y habrían perseguido el silencio calle abajo como hacían con las hojas secas del otoño. Si hubiera habido viajeros agitándose dormidos en sus habitaciones, se habrían removido inquietos y habrían ahuyentado el silencio con sus quejidos, como hacían con los sueños deshilachados y medio olvidados. Si hubiera habido música… pero no, claro que no había música. De hecho, no había ninguna de esas cosas, y por eso persistía el silencio.
En la posada Roca de Guía, un individuo moreno cerró con cuidado la puerta trasera. Moviéndose en la oscuridad más absoluta, cruzó la cocina y la taberna con sigilo y bajó por la escalera del sótano. Con la facilidad que confiere una larga experiencia, evitó los tablones sueltos que pudieran crujir o suspirar bajo su peso. Cada paso lento que daba solo producía un levísimo tap en el suelo. Su presencia añadía un silencio, pequeño y furtivo, al otro silencio, resonante y mayor. Era una especie de amalgama, un contrapunto.
El tercer silencio no era fácil reconocerlo. Si pasabas largo rato escuchando, quizá empezaras a notarlo en el frío del cristal de la ventana y en las lisas paredes de yeso de la habitación del posadero. Estaba en el arcón oscuro que había a los pies de una cama dura y estrecha. Y estaba en las manos del hombre allí tumbado, inmóvil, atento a la pálida insinuación de la primera luz del amanecer.
El hombre tenía el pelo rojo como el fuego. Sus ojos eran oscuros y distantes, y yacía con el aire de resignación de quien ha perdido hace ya mucho toda esperanza de conciliar el sueño.
La posada Roca de Guía era suya, y también era suyo el tercer silencio. Así debía ser, pues ese era el mayor de los tres silencios, y envolvía a los otros dos. Era profundo y ancho como el final del otoño. Era grande y pesado como una gran roca alisada por la erosión de las aguas de un río. Era un silencio paciente e impasible como el de las flores cortadas; el silencio de un hombre que espera la muerte.


Otro libro que tenía entre ceja y ceja y por fin lo he terminado. 1270 páginas; casi nada. Un libro para los que amen la literatura fantástica. Patrick Rothfuss sabe muy bien como entretener al lector, te sumerge en un mundo fantástico donde puede ocurrir cualquier cosa. El primer tomo ya me gustó y con este ha ocurrido lo mismo aunque hacia el final hay alguna parte que se hace algo tediosa, pero en lineas generales es un muy buen libro de entretenimiento. También me ha encantado el desarrollo de los personajes como es el segundo volumen el autor les va añadiendo capas y capas y más capas. Ahora sólo nos queda esperar al tercer y último volumen.

4 comentarios:

Mónica dijo...

Lo he terminado hace poquito y mis impresiones han sido parecidas. No sé si te pasaba que había momentos (persiguiendo a los bandidos, estudiando en Amre, etc.) en los que pensabas "uish, esto se pone un poco aburrido y repetitivo", pero entonces Rothfuss daba un giro de argumento, cambiaba de escenario y personajes y me volvía a enganchar.
Creo que esta saga funciona tan bien porque Rothfuss escribe estupendamente, además de que ofrece una historia que funciona y la forja de un héroe muy carismático, claro.
Tengo muchas ganas de que llegue el tercero y último, han quedado muchas preguntas abiertas!!

Mork dijo...

Hola Mónica ;)
si que hay momentos que la verdad q piensas en q se terminen ya pero es debido a q el ritmo de la historia es muy fluido y no paran de pasar cosas. A mi donde me pareció un poco tedioso es cuando fué a la casa del noble, en esa parte si que sufrí un poco hasta q fueron a por los bandidos.

Mónica-serendipia dijo...

Uish sí, tanto estar sin hacer nada y jugando a ese ajedrez raro. Sí que era un poco tedioso, sí. Completamente de acuerdo.

Mork dijo...

Para mi esa fue la parte tediosa, pq esq no pasaba nada y el personaje tampoco es q creciera, fue como una pausa. Saludos