sábado, diciembre 12, 2015

La Educación Siberiana | Nikolái Lilin


Hoy leyendo La Educación Siberiana me he quedado con esta fantástica fábula. Versa sobre un lobo que abandona la manada porque tiene mucha hambre y decide ir a vivir con el ser humano. Este lobo empezó a salir a cazar con los hombres. Un día estando de caza, un hombre disparó a un viejo lobo, que cayó herido, y cuando el joven lobo trataba de apresarlo para llevárselo al amo, reconoció que ese lobo era el jefe de su antigua manada.

He vivido como un lobo digno, cacé mucho y compartí las presas con mis hermanos, y por eso ahora muero dichoso _dijo el lobo viejo, pronunciando sus últimas palabras_. Tú en cambio, vivirás una vida ignominiosa, solo, en un mundo al que no perteneces, porque preferiste llenar la panza a llevar una vida de lobo libre y digno. Ahora eres un ser sin dignidad. Allá donde vayas te tratarán con desprecio, pues no perteeneces ni al mundo lobuno ni al humano… Así aprenderás que el hambre viene y se pasa, pero la dignidad, una vez perdida, ya no vuelve.