miércoles, febrero 03, 2016

La estrategia del pequinés | Alexis Ravelo


Antes del comienzo
Pues claro que algo salió mal en la recogida, pero no fue el contacto. Ese había cumplido: había dicho dónde —el nombre del barco, el muelle de atraque, el número y la letra del contenedor— y había dicho cuándo —el miércoles, a las ocho en punto de la ma- ñana—; así que lo que había salido mal era el Rata. Marcos el Rata. El bobomierda que se había corrido una marcha del carajo con la pasta que Júnior le ha- bía adelantado; que no se había presentado a su hora al día siguiente en su puesto de estibador, ese puesto en el que el contacto le había asignado el contenedor de frigoríficos donde iba el gancho perdido con los dos kilos de polvo; el jodido gilipollas irresponsable que no había llegado al muelle antes de que Adua- nas hiciera el registro aleatorio; la misma carroña inmunda que en ese mismo instante llevaban en la caja de la Nissan Trade de Felo, comiéndose una en- salada de guantazos.

Felo conducía atento al tráfico, que comenzaba a ralear: once de la noche de un jueves en el barrio de Guanarteme. Júnior encendió un cigarrillo su- poniendo, no sin cierto placer, que, tras la pared de chapa que había a sus espaldas, Coco y el Garepa le 7 La estrategia deL pequinés Alexis RAvelo estarían dando la del pulpo a aquel hijo de la gran puta, mamón de mierda, isletero de los cojones. Tan- to como presumía de que los tipos de la Isleta eran hombres de ley, gente en la que se puede confiar, una raza única, y el muy tarado no había sido capaz de hacer algo tan sencillo como madrugar y hacer bien su jodido trabajo. Y ahora lo pagaría.



¿Como me ha gustado esta historia de perdedores! Un libro escrito de una manera sencilla, tierna y sin pretensiones. Con unos personajes supervivientes que desde las primeras páginas empatizas con ellos. Un libro superrecomendable y atípico.
También me ha encantado leer esta novela negra y no encontrarme con el típico personaje atormentado, alcohólico, alto, fuerte, atractivo… ya está uno un poco cansadito de siempre lo mismo pero con diferente título.