domingo, noviembre 20, 2016

La maldición de la reina Leonor | Peridis



Castillo de Windsor (Inglaterra). Finales de la primavera de 1170

Maldito Enrique y maldita Rosamunda -dijo entre dientes la reina de Inglaterra, cuando un formidable trueno seguido de un fuerte aguacero se abatió con toda su furia sobre el castillo de Windsor-. Ya tiene el rey la disculpa que necesita para justificar su ausencia en la fiesta de despedida de nuestra hija.
Ajena al conflicto de sus padres, con tan solo diez años, estaba radiante de alegría, porque Enrique de Inglaterra y Leonor de Aquitania, aceptando la petición de los embajadores del reino de Castilla, habían concedido su mano al joven rey don Alfonso. Pero sobre todo estaba muy excitada porque era la primera vez que se embarcaría para hacer un largo viaje hasta Burdeos, y posteriormente tendría que atravesar altísimas montañas para llegar hasta las tierras de Hispania que, según le habían contado, eran fronterizas con las de los infieles.
Aunque sabía que el joven Alfonso era cristiano, le habían informado de que Toledo, la capital de su reino, estaba también llena de judíos y mahometanos, por lo que en su imaginación juvenil había construido un mundo de reminiscencias orientales.
Tal y como había previsto la reina, que iría hasta Burdeos con la niña, Leonor viajaría rodeada de un importante séquito de dueñas, amigas y sirvientas que la acompañarían todo el tiempo que fuera necesario. Como, además de convertirse en reina de inmediato, no pensaba que el viaje no tendría vuelta, su felicidad era completa.


Un libro que seguramente no hubiese leído en mi vida si no llega a ser porque me lo ha prestado M.A. Ha sido una lectura curiosa sobre todo por como Peridis, con gran conocimiento y maestría, nos sumerge en la época medieval. También ha sido muy interesenta conocer a esos personajes históricos y disfrutar de su desarrollo a lo largo del libro. Y si tengo que decir algo negativo de La maldición de la reina Leonor es que al final se hace un poco repetitivo. Pero en general es una lectura muy interesante para los amantes de la novela histórica.