domingo, febrero 19, 2017

Open Memorias Andre Agassi



Abro los ojos y no sé donde estoy, ni quién soy. No es algo tan excepcional. Llevo media vida sin saberlo. Aún así, esta vez me parece distinto. Esta confusión me da más miedo. Es más total.
Alzo la vista. Estoy tendido en el suelo, junto a la cama. Ya me acuerdo. De madrugada me he bajado de la cama y me he estirado aquí. Lo hago casi todas las noches: Me va mejor para la espalda. si paso muchas horas sobre un colchón mullido, siento un dolor insoportable. Cuento hasta tres, y a continuación inicio el latgo y doloroso proceso de ponerme en pie. Suelto una tos, un gemido, me vuelvo hacia un lado, adopto la posición fetal y me coloco boca abajo. Espero un poco. ESpero un poco más a que la sangre empiece a bombear.
Soy un hombre joven, relativamente joven. Tengo treinta y seis años. Pero despierto como si tuviera noventa y seis. Después de tres decenios corriendo a toda velocidad y deteniendome en seco,saltando muy alto y aterrizando con fuerza, mi cuerpo ya no parece mi cuerpo, sobre todo por las mañanas. Como consecuenciade ello, mi mente no parece mi mente. Desde que abro los ojos, soy un desconocido para mi mismo, y aunque, como digo, no sea nada nuevo, por las mañanas la sensación resulta más pronunciada. Repaso brevemente los hechos básicos: me llamoAndre Agassi. Mi mujer se llama Stefanie Graf. Tenemos dos hijos, un niño y una niña,de cinco y tres años. Vivimos en las Vegas, Nevada, pero actualmente estoy instaladado en una suite del hotel Four Seasons de Nueva York, porque participo en el Open de Estados Unidos. Mi último Open en América. De hecho, se trata del último torneo en el que voy a participar en toda mi carrera. Juego al tenis para ganarme la vida, aunque odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y siempre lo he detestado.


Era un libro que tenía muchas ganas de leer y por fin me lo pasó Pedro. Lo más positivo de esta lectura ha sido lo sorprendente de la misma. En ningún momento había pensado que un deportista de elite pudiese odiar lo que mejor se le da hacer. Si te animas con este libro te encontrarás con una sorprendente e hipnotizante historia que no podrás dejar de leer.